jueves, 10 de mayo de 2007

Última riqueza

Las Pedroñeras, Castilla-La Mancha

La deslocalización está sobre el tapete en los países desarrollados. Sus efectos colaterales cómo la migración nacional de las zonas rurales hacia las zonas urbanas va dejando vacíos a pueblos enteros. Mi reciente visita a un pequeño pueblo en Castilla-La Mancha durante un esplendido día primaveral, que coincidía inmediatamente después de un gran puente vacacional, me explayó sobre mis ojos las tristes consecuencias de estas migraciones. El casco del pueblo estaba vacío –tanto de turistas como de sus moradores- palpándose la solemne soledad en su invisible gente por medio de sus edificaciones de singular sencillez. La casa que os presento en esta imagen es un recuerdo de una vida anterior donde su propietario intenta recoger su última riqueza de su pueblo abandonado. No solamente el escrito de: “Se vende esta casa”, es sintomático de un pueblo renunciado, sino el afiche que está pegado sobre la puerta, publicita una vida mejor en la capital, ofreciendo cursos técnicos de adestramiento en ella para enfrentar la ardua vida de la ciudad.

2 Comments:

Blogger Carl said...

Very nice. I love seeing deep into the very open shadow area.

10/5/07 21:57  
Blogger Alejandro López de Haro said...

Hi Carl: I certainly appreciated your thoughts on my photography. That keeps me going. Thanks.
Alejandro

11/5/07 23:13  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home