jueves, 24 de mayo de 2007

Ventana matinal

Desde mi ventana, Madrid

La ventana es más que una abertura para asomarse a ver o para ser visto. Es similar a una pantalla cinematográfica que nos despliega una visión ilusoria de un mundo exterior o interior. Somos simples espectadores de algo que sucede a través de ella creándonos mentalmente nuestro propio relato. Pero esta pantalla, a diferencia de la pantalla del cinematógrafo, no siempre se tiene la misma visión de lo que se ve a través de ella, pues depende de dónde uno se dispone para observar. Un cuadro o una fotografía son similares a una ventana, pues encuadra lo que el artista quiere que se vea, al igual que él que ve a través de una ventana enmarca su visión.

La imagen de una ventana genera sentimientos poderosos de nostalgia y de intimismo. Y desde mi ventana matinal observo cada mañana la luz del día cambiar. Huelo el frío de la madrugada y siento la luz de la luna y escucho de lejos los imperturbables ruidos de la ciudad y los balbuceos de su gente. Observo el movimiento de las nubes que se transforman de cúmulos a estratos. Veo a distancia ventanas aprisionadas por contraventanas cuales día y noche son prisiones de sus moradores alejándolos de mi acuciosa vista. Y mientras me acerco sigilosamente a mi ventana retratándola como voyeur de mis intimidades.

1 Comments:

Blogger Carl said...

This works very well. The sense of peering out from a darkened room is powerful.

24/5/07 21:20  

Publicar un comentario

<< Home