miércoles, 19 de marzo de 2008

Lunchería La Gorda


Eatery The Fat One

La recién estatalizado empresa de teléfonos CANTV en Venezuela ha sufrido seguramente cambios importantes en su organización corporativa. Esto traerá consigo nuevas formas de interacción entre sus ejecutivos y sus trabajadores y quizás en la relación con los usuarios. Sin dudas habrá también una simbiosis entre la cultura de la empresa y la comunicación con el gobierno. Me es difícil pronosticar con certitud si estos cambios que necesariamente ocurrirán redundará en un mejor servicio para el país. Que es en definitiva la mejor y única manera de medir el rédito de una empresa del Estado.

Por ahora ,y según rumores, unos de los más sugerente cambios en la cultura de esta empresa, ha sido el nuevo manual de comunicaciones, que impone el uso del castellano en sustitución del deformado y chocante sonido del spanglish, que había impuesto sus antiguos propietarios estadounidenses. Éstos gestionaban las comunicaciones dentro la empresa con flojera intelectual. Declinaban en el facilismo del uso de palabras aprendidas en manuales corporativos redactados en el extranjero en inglés. Email en vez de correo electrónico, staff en vez de equipo, host en vez de servidor, mouse en vez de ratón, meeting en vez de reunión, son ejemplos de la deformación del uso de palabras extranjeras en el castellano.

La palabra lunch está aceptada por la RAE pero ha sido propuesta su supresión. Una cosa es no permitir el uso de nuevas palabras provenientes de otros idiomas, cuando éstas supuestamente ayudan a especificar con una sola palabra un significado concreto (y exista su equivalente en español), y otra es, evitar el paso de palabras de un idioma a otro por un sentido de arrogancia de guarda fronteras. Pero seguramente el gordo propietario de la “Lunchería La Gorda” jamás se dará por enterado de tal ámbito de discusión. Y sus clientes seguirán llamándole lunchería a pesar de lo que diriman los sabios de la Academia que no osan posar sus labios en una comida ligera de una lunchería pues prefieren ser servidos por los guantes blancos de los camareros de la calle Academia de Madrid.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Pedro A. said...

El DPD acepta lonchería, con o.

Por lo tanto el dueño de la lonchería "La Gorda" tiene una simple falta de ortografía en el nombre y no una palabra rechazada por la RAE. Y quizás lunch está rechazada justamente porque piensan incorporar "lonche" al DRAE, cosa que todavía no han hecho.

8/7/08 23:34  
Blogger Alejandro López de Haro said...

Hola Pedro:

Muy agradecido por tu apropiado y acertado comentario y por haberme guiado hacia el DPD (Diccionario Panhispánico de Dudas) que efectivamente recoge la palabra “lonchería” y no “lunchería”. Me alegra saber que la RAE esté considerando recoger dicha palabra para ser incorporada en la 23 edición del DRAE pues de lo contrario nuestros países (Chile y Venezuela) seguiremos comiendo en inexistentes sitios.

9/7/08 05:21  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home